bannerprevenir2

12 de junio, Día Mundial contra el Trabajo Infantil

En todo el mundo, unos 218 millones de niños son privados de vivir su etapa de niñez de manera natural, por empezar a trabajar desde muy pequeño.

De este número, 152 millones son víctimas de trabajo infantil—no incluye ciertas categorías de trabajo como el trabajo de artistas infantiles o deberes familiares—, según las estadísticas de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Estos niños no tienen acceso a educación y 73 millones de ellos trabajan extensas jornadas en condiciones peligrosas que arriesgan su salud e incluso su vida.

Para concienciar acerca de la magnitud de este problema y aunar esfuerzos para erradicar esta realidad, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) lanzó en 2002 el “Día mundial contra el trabajo infantil”.

Desde entonces, cada 12 de junio, se conmemora el referido día, dando la oportunidad de fomentar y coordinar las iniciativas de los gobiernos, las patronales y sindicatos, la sociedad civil, los medios de comunicación y muchos otros actores locales, como escuelas y ayuntamientos, en la lucha contra el trabajo infantil.

El trabajo infantil, prohibido en el derecho internacional, queda comprendido en tres categorías, a saber:

  • Las formas incuestionablemente peores de trabajo infantil, que internacionalmente se definen como esclavitud, trata de personas, servidumbre por deudas y otras formas de trabajo forzoso, reclutamiento forzoso de niños para utilizarlos en conflictos armados, prostitución y pornografía, y otras actividades ilícitas.
  • Un trabajo realizado por un niño que no alcanza la edad mínima especificada para ese tipo de trabajo (según determine la legislación nacional, de acuerdo con normas internacionalmente aceptadas), y que, por consiguiente, impida probablemente la educación y el pleno desarrollo del niño.
  • Un trabajo que ponga en peligro el bienestar físico, mental o moral del niño, ya sea por su propia naturaleza o por las condiciones en que se realiza, y que se denomina «trabajo peligroso»